Okane o subete sekai e chikara 16 – Antes de la batalla

“Sé que es difícil creerlo director, bajo circunstancias normales no habría diferencia entre hacer un asedio ordinario y haber atacado Galatea. Lo que voy a decirle es solo para usted, confío en que sabrá manejarlo. Hablo de la verdadera razón por la que fue atacada Galatea… ¿Qué es lo que ocurrió justo después de que Galatea fuera atacada?”

“Perdimos nuestros fondos”.

“En realidad eso ya estaba pasando. Lo que ocurrió además de eso, fue que llegaron refugiados a Galia”.

Pude notar en el rostro del director que todavía no estaba entendiendo lo que le quería decir.

“Esto es algo que noté desde el primer día que llegue a Galia. Cuando entré por las puertas de la ciudad y no fui inspeccionado, todo lo que hicieron fue mirar mi nombre. A pesar de que no llegué armado, inmediatamente pude comprar un arma en la armería de la ciudad. Entonces, comencé a preguntarme que impediría que la ciudad fuera invadida por extranjeros, si solo les dejaban pasar”.

“Sería extraño que un grupo de extranjeros llegaran de repente a la ciudad… “

“Sin duda eso sería sospechoso, después de todo este lugar es bastante aislado. Seguramente, sin contar los comerciantes ya conocidos que traían recursos, sería raro ver más de una o dos personas llegar a la ciudad, pero hay una excepción a esa regla. Imagina que un pueblo cercano fuera atacado. Aquellos que lograran escapar buscarían refugio en la ciudad más cercana, que resulta ser Galia. No sería extraño que docenas, o más refugiados llegaran a las puertas de la ciudad y la gente ni siquiera lo cuestionaría”.

El rostro del director se ensombreció al darse cuenta de lo que significaban mis palabras.

“Lo que trato de decir director, es que ya fuimos invadidos. Desde la llegada de Ryuuji estuve recorriendo la ciudad para comprar equipamiento, y comprobé que hay un gran número de refugiados. Sin embargo, lo interesante es, que Ryuuji no conoce a ninguno de ellos“.

Con una profunda seriedad en mis siguientes palabras expliqué al director mi plan.

 

◆◇◆◇

 

“No van a cooperar con nosotros.”

 

Estas simples palabras dieron un shock a mi guardia real. Podía ver la desesperación en el rostro del capitán. Aquello solo demostraba cuanta confianza había depositado en mí.

Lo siento capitán, pero es mejor que no sepa cuál es mi verdadero plan.

 

Luego de eso empezamos a prepararnos para el descenso. Aunque el mismo tendría que esperar, ya que no es seguro bajar durante la noche y la conversación con Gara´kat me llevó mucho tiempo.

Me contó muchas cosas interesantes sobre su tribu, pero dejaré eso para después. El descenso nos tomó un día entero. Resulta que es mucho más difícil bajar de una montaña que subir en ella.

Lo primero que hice una vez que volvimos a la ciudad fue reunirme con el director para asegurarme de que siguiera con el plan.

 

◆◇◆◇

 

Afortunadamente el director pudo seguir mis instrucciones al pie de la letra. Si todo sale como estaba planeado deberíamos tener una buena oportunidad… Lo malo es que los planes nunca salen como uno quisiera.

Ahora tengo intenciones de hablar con Ryuuji. Durante los últimos dos días en que subimos y bajamos la montaña, debió haber estado entrenando. Tengo interés por ver su progreso, aunque no tengo muchas esperanzas. Mientras me dirigía a su encuentro, me di cuenta de que estaba siendo acompañado por Zera, lo cual no es raro, ya que siendo mi asistente y estando yo fuera, Zera tuvo que dedicarse a ayudar a Ryuuji. Es un tipo listo, así que aunque no pueda entender a Ryuuji, seguro que pudo intuir lo que necesitaba. Debo decir que hice una buena elección al elegirlo como mi asistente.

 

“¡Argent-san!”

“¿Cómo estás, Ryuuji? ¿Has progresado?”

“Ya tengo un mejor control de la espada, pero no estoy al nivel de los soldados, ni siquiera de la guardia.”

 

En ese momento la vista de Ryuuji se desvió en dirección al guardia de la ciudad, quien levantó la mano y me dirigió un saludo. Tengo la impresión de que él le estuvo ayudando todo este tiempo.

“Ryuuji, debo pedirte algo. Estaremos ocupados durante un par de días. He hecho unos arreglos y preparado una casa de huéspedes solo para ti, no necesitas seguir viviendo en la academia.”

“¿S-seguro que puede permitirse eso? No tengo problema en seguir en la cueva.”

“No te preocupes por eso. Tendrás el tiempo de entrenar cuanto quieras, y te lo aseguro, para mí esto no es ningún problema.

 

Dije eso mientras ponía mi palma en su hombro para alentarlo. Como sospechaba, no ha habido un gran progreso, así que lo mejor será mantenerlo fuera de esto.

 

“¡Señor Argent!”

 

Tal vez intuyendo que mi conversación con Ryuuji se había detenido, Zera se aproxima a mí.

 

“¿Tuvo éxito? ¿Tendremos la ayuda de los Half?”

 

En el rostro de Zera se reflejaba una gran anticipación, al parecer ni siquiera imaginó el caso de que no pudiera convencerlos. Siento defraudarte, pero es mejor que no sepas la verdad.

 

“Lamento decirlo, pero ellos no pelearan por nosotros. Si lo piensas bien, en el caso de ser atacados, ellos siempre pueden salir volando, así que no se arriesgaran sin necesidad.”

 

Mis palabras causaron una fuerte depresión en Zera, quien con la cabeza gacha y voz suave, respondió.

 

“Y-ya veo.”

 

Normalmente no permitiría que la confianza en mi cayera tan fácil, pero mientras menos sepan la verdad, mejor. El único en quien puedo confiar que no revelará esto, es en el director. Es lo suficientemente listo, además no puedo permitir que los infiltrados sepan que sabemos que no son refugiados.

 

 

Me dirigí entonces a la ciudad. Antes de marcharme había pedido a los forjadores y las armerías, que retuvieran todas las armas que estuvieran reparando y que no vendieran ninguna otra hasta que les avisara. No fue difícil convencerlos al soltarles unas cuantas monedas.

 

“¿Tiene lista la armadura que le pedí?”

“Ya casi está. La verdad es una cantidad muy grande de metal, pero debería estar lista para mañana.”

“Espero que no se equivoque.”

 

Si no está lista mañana, ya será muy tarde. Pude confirmar que los artesanos si lograron terminar lo que les pedí, a excepción de la armadura y los minerales de los académicos todo está listo… Sólo nos queda un día.

 

◆◇◆◇

 

Caminado por los pasillos de la academia, me encontré con Johan. Naturalmente, como el líder de muchos de los proyectos es a quien le encargué una valiosa tarea.

 

“Buenas, ¿Cómo va el proyecto de Kalasta?”

“Viento en popa, señor Argent. Aunque todavía no entiendo con qué objetivo lo unió a esos palos.”

“Confía en mí. Serán útiles.”

“¿Cómo usted diga, señor Argent.”

“¿Y respecto a lo del mineral?”

“Sí, tengo buenas noticias en ese aspecto. Las pruebas son como lo indicaban el experimento del día del equinoccio. Esto podría revolucionar la forma en cómo iluminamos las calles.”

“Tranquilo, Roma no se construyó en un día.”

“¿Qué es Roma?”

“Fue una gran ciudad. Además, es una expresión que indica que los grandes avances no tienen que hacerse de prisa.”

“Entiendo, la gente necesita tiempo para adaptarse.”

“Solo asegúrense de tener la cantidad suficiente para mañana.”

“No se preocupe, para esta noche estará todo listo.”

Aquellas palabras no evitaron que pudiera disimular mi sonrisa. La parte más crucial del plan ya está casi lista.

 

◆◇◆◇

 

Inmediatamente después me dirigí a la biblioteca de la academia.

¿Qué debería estar haciendo algo más importante?

Ni siquiera tienen idea. En primer lugar, cuando queda poco tiempo para el combate, lo importante es confirmar la información que uno tiene.

Luego de hablar con los Half, pude cerciorarme de que lo que había leído en aquellos libros era verdad, si es así hay más posibilidades de que lo que decía el libro sobre la gente de Iren también sea cierto.

Para comenzar se supone que Iren es una oligarquía, un gobierno liderado por los poderosos. Toda la gente de Iren que nace con la capacidad es entrenada en la milicia para convertirse en soldados. Y cuando digo todos, me refiero a todos. El 100% de la población de Iren son supuestamente militares. Se trata de un grupo de gente que lleva 1,000 años (o eso se estima que es el tiempo que ha pasado desde la época de la leyenda) puramente viviendo en guerra, tomando todo lo que quieren por la fuerza… Gente que no puede ser manipulada con dinero.

Han pasado por largas etapas de guerras y momentos de paz cortos, invadiendo poblaciones y ciudades cercanas. Todo aquello hasta que se estableció el reino de Jagheb, el cual se volvió un enemigo recurrente para ellos, a partir de entonces habían empezado a ignorar al resto de las poblaciones cercanas, quienes solo se volvían víctimas del fuego cruzado entre ambos reinos. Hasta donde sé, el último tratado de paz culminó hace menos de 2 años, pero las hostilidades no comenzaron, sino hasta hace unos meses.

En todos estos años y generaciones, Iren no había atacado Galia. Puedo entender que hay un gran valor en la academia, pero sigue siendo un misterio el por qué atacan ahora. Puedo entender que Galatea fuera víctima del plan de invasión a Galia ¿Pero por qué invadir Galia en estos momentos?

Precisamente cuando están más preocupados en combatir contra Jagheb, ¿por qué atacar a una ciudad que se encuentra al borde del continente entre las montañas?

Me siento un poco inseguro de llevar a cabo mi plan con esta incógnita, pero en el caso de que todo falle, aún cuento con los Halfs para huir volando.

 

 

<-Capítulo 15TOC Capítulo 17->

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s